Las plagas en verano

En verano es habitual ver plagas de mosquitos, cucarachas, ratas y moscas, que son un foco de transmisión de enfermedades, aparte de las molestias que puedan causar. El problema es que durante este año 2020 ha habido menos gente en las calles y esto ha favorecido la proliferación de los animales.

Mosquitos

Los mosquitos son uno de los insectos más molestos de las noches de verano, ya que molestan con su ruido y sus picaduras. El mosquito más habitual en nuestras casas es el mosquito común, aunque también se ha ido extendiendo el mosquito tigre, una especie invasora de Asia con una picadura más dolorosa y que puede transmitir enfermedades como el dengue o la fiebre amarilla.

Cucarachas

Son insectos que se reproducen con mucha facilidad y provocan una de las plagas más molestas del verano.

Transmiten enfermedades como la salmonelosis o la disentería y les gusta la basura y la humedad, por lo que se colocan en zonas con falta de higiene. Pueden ser especialmente abundantes en sitios con mucha comida, agua y refugio. Se necesitan servicios profesionales para eliminarlas.

Hormigas

Las hormigas pueden ser una plaga muy molesta ya que son pequeñas, persistentes y abundantes y se encuentran prácticamente en todo el mundo. Son inofensivas pero difíciles de eliminar y pueden acceder a una vivienda a través de cualquier pequeña grieta.

Mosca negra

Las moscas negras son uno de los insectos más frecuentes en verano. Son molestas y, además, son un foco de enfermedades porque están constantemente en contacto con gérmenes y bacterias.

Ratas y ratones

Se reproducen rápidamente y son potenciales transmisores de enfermedades a través de mordidas y de los excrementos. No ocuparse de esta plaga es peligroso porque puede multiplicarse y hay que tenerla controlada.